¿Qué tipos de coworking existen?

La situación actual ha traído consigo un cambio cultural en cuanto a la flexibilidad laboral y los espacios de trabajo. Los espacios flexibles son los que están resolviendo la dicotomía entre trabajo presencial y remoto y además, plantea una alternativa a las oficinas tradicionales. Gracias a ellos, se resuelve la falta de socialización que causa el trabajo remoto, mejora la conciliación laboral, disminuye los costes, posibilita la deslocalización de equipos y ofrece una respuesta eficaz a las necesidades que tienen las empresas.

Teniendo en cuenta los estudios que se han hecho hasta ahora, España es el cuarto país del mundo con casi 1.000 oficinas flexibles. Tal y como apunta el Estudio de Crecimiento Global del Coworking 2020, las previsiones apuntan a que se pretende alcanzar alrededor de los 20.000 espacios este año y superar los 40.000 en 2024.

A día de hoy, existen distintos tipos de coworking, enfocados a cualquier profesional y empresa. La ventaja más destacada es la de facilitar la conexión y la colaboración entre profesionales con distintos talentos para dar pie a sinergias e innovación.  En Oficines os traemos cuáles son los tipos de coworking existentes.

Coworking por profesión

Gracias a la popularización de los coworking a nivel mundial, han aparecido los coworking por profesión. Consisten en espacios donde se agrupan profesionales y empresas que tienen el mismo oficio. Debido a que son profesionales parecidos, comparten servicios y equipamientos. Los servicios son cubiertos por quienes gestionan los coworking, por lo que se ofrece un servicio más completo. Entre los ejemplos de oficios para este tipo de coworking, encontramos abogados, diseñadores o fotógrafos.

La ventaja más importante es trabajar en un ambiente armónico por el hecho de compartir profesiones y aficiones. Por ello, se potencia la colaboración entre las personas y se crean nuevos proyectos en conjunto.

Cosewing

Continuando con una filosofía similar a los de profesión, el cosewing agrupa en un mismo espacio compartido actividades que son parecidas. Sin embargo, en este caso, se especializa en el mundo de la moda. En ellos se llevan a cabo distintas profesiones con perfiles diferentes que intervienen en el sector. Todos disfrutan de los mismos beneficios que los de profesión y suele haber en ellos academias de costura para diferentes niveles y tiendas para vender productos de sus miembros y proporcionarles el material necesario.

Coboat

Sabemos que la situación de hoy en día es peculiar y que estamos en octubre, pero existe un tipo de coworking relacionado con los mares: Coboat. Consiste en realizar coworking mientras navegamos a través de un catamarán que funciona como un espacio flotante. Su característica más reseñable es la de combinar el espíritu emprendedor que se halla en los espacios de coworking con una aventura en alta mar. Suele contar con Internet 24/7 y 4G en el momento en que se está próximo a la tierra. Hasta ahora, ha navegado por el Sureste de Asia, el Mediterráneo y El Caribe.

Eco-working

Los eco-working son espacios de trabajo compartidos que están especializados en medioambiente. Están diseñados para el consumo eficiente de los recursos de electricidad, agua, etc. Asimismo, implementan medidas de reciclaje y reúnen a profesionales y pequeñas empresas de diferentes sectores que apoyan los valores de la sostenibilidad. No dudan en sumarse a iniciativas verdes y sociales para compartir oficina, equipos o proyectos, trabajando de manera conjunta para el planeta.

Coworkings creativos

Consisten en talleres de arte compartidos para profesionales de dicho sector. En las instalaciones, la creatividad es la protagonista y cuentan con amplias salas para grabar, pintar o cualquier actividad artística. En este tipo de espacios solo se paga por lo que se utilice en espacio, tiempo y herramienta. Asimismo, cuentan con las zonas comunes de oficina y descanso. Este tipo de coworkings ponen a disposición de los profesionales las condiciones que se requieren para la creatividad pueda desarrollarse. 

Coworking rural

Este tipo de coworkings son ideales para las personas que persiguen paz y tranquilidad. Su objetivo más destacado es brindar un entorno en el que poder desconectar, pensar y usar la naturaleza como inspiración. Este coworking es idóneo para freelancers, ya que es más fácil que una persona sola sea quien decida cambiar su localización. Gracias a este tipo de coworkings, se está promoviendo el turismo en pueblos y ofrecen a los coworkers una posibilidad de poder realizar vacaciones mientras están trabajando.

Coworking de aventura

En ellos, las localizaciones ponen a disposición de los coworkers amplias alternativas de ocio para romper con la rutina y para ampliar horizontes. Debido a que se trabaja haciendo aventuras, hace que aumente el intercambio de ideas con otras personas. Asimismo, aportan un balance perfecto entre el trabajo y el ocio, donde se trabaja con mayor relajación, inspiración y creatividad.

Coworkings para grandes empresas

El éxito en productividad, creatividad e innovación que han conseguido los espacios de trabajo colaborativos en los últimos años, ha propiciado que las grandes empresas hayan confiado en ello. En una economía marcada por la competitividad, las empresas necesitan centrarse en optimizar los espacios de trabajo, reducir los gastos fijos y sobre todo, satisfacer a sus clientes. Gracias a los coworkings, se consigue liberar responsabilidades, preocupaciones y se genera mayor flexibilidad en los contratos.