¿Qué medidas de higiene debemos llevar a cabo a la hora de volver al trabajo presencialmente?

El coronavirus parece estar controlado en España. Últimamente asistimos a cifras más bajas y por ese motivo, algunas provincias están pasando de fase paulatinamente. La fase 3 supone un alivio a la hora de hablar de teletrabajo y un respiro para poder disfrutar de los bares, restaurantes o playas. A pesar de ello, no hay que bajar la guardia y debemos seguir como hasta ahora, tomando las precauciones necesarias en materia de distanciamiento social o higiene. Precisamente, en este último aspecto, las personas desconocen aún qué medidas se deben tomar. Por ello, en este artículo despejamos las dudas.

¿Cómo debe ser la limpieza de la oficina, las zonas comunes o la gestión de residuos?

Aún desconocemos cuándo volverá la normalidad que conocíamos antes tanto en calles como en oficinas. Actualmente, en las oficinas se han terminado las conversaciones en zonas comunes para comentar el fin de semana o hablar de trabajo frente a la máquina de café. Ahora se impone el distanciamiento social como medida de seguridad y tampoco vemos nuestras sonrisas debido al uso de mascarillas.

Ante esta nueva normalidad, los expertos han indicado cómo debe ser el regreso a las oficinas para evitar que existan nuevos contagios de coronavirus en la oficina. Lo primero que debemos seguir teniendo en cuenta, es que hay que prever las medidas básicas de higiene: lavado frecuente de manos sin obsesionarse, distancia de seguridad y disponer de gel hidroalcohólico. Siempre que sea posible, es recomendable que se puedan separar los puestos de trabajo para garantizar la distancia de seguridad. Las empresas tienen la obligación de dotar a sus empleados de gel hidroalcohólico y mascarillas para así garantizar el bienestar de los trabajadores en todo momento.

En muchas oficinas, cada empleado cuenta con su ordenador en su mesa. En caso de que tengamos que manipular otro objeto como la impresor, el pomo de la puerta o los cajones del escritorio, nos lavaremos antes con gel de manos y posteriormente, haremos lo propio. Tampoco debemos tocarnos la cara ni dejar de limpiarnos las manos con cierta frecuencia. Ante la duda de emplear guantes, no es necesario disponer de ellos. En caso de que no se puedan establecer las medidas de distancia, sí que deberemos contar con mascarilla, pero procurar que esté bien colocada. No sirve de nada bajársela y subírsela manipulándola porque nos ahoga, ya que pierde efectividad. A la hora de hablar de manos, siempre es recomendable llevar las uñas cortas, para que exista una menor superficie donde el virus pueda quedarse y no llevar ningún complemento como collares, joyas o anillos para así facilitar su lavado.

Una duda que tienen muchos empleados es si es conveniente tomar la temperatura diariamente a los empleados. En este caso, si es para descarta que existan posibles casos de personas con fiebre, es posible. Sin embargo, en este aspecto se debe apelar a la responsabilidad de cada persona, puesto que hay personas que son asintomáticas. En la oficina se deben tomar las medidas necesarias como si todos pudiesen tener COVID-19.

Limpieza de baños y zonas comunes

En las zonas comunes como por ejemplo el comedor, deberá existir un metro y medio de separación entre las mesas. Con tuppers y microondas, lavarse las manos antes de entrar al comedor para así utilizarlo con las manos limpias. En caso de que debamos colocar mantel, es preferible que sea desechable o que cada persona porte el suyo. En cuanto al baño, deberá haber en todo momento gel, jabón y papel, desechando las toallas. También es aconsejable que exista una papelera que permanezca cerrada para arrojar los papeles a ella y que el grifo sea de pedal.

Cuando se habla de limpiar la oficina, se tiende a pensar que es mejor apostar por el ozono. En este caso, va perfecto para erradicar los olores y desinfectar algunos productos, pero frente al coronavirus no está homologado y hay otros productos que sí lo están. Además, recordamos que el ozono es irritante, por lo que los túneles de ozono no son los más saludables para que la gente circule. Lo mejor es hacerlo como se ha hecho siempre, empleando agua y lejía, como remedio de limpieza barato y eficaz.

En cuanto a la gestión de residuos, seguirá haciéndose habitualmente respetando el reciclaje. Los pañuelos desechables deben depositarse en papeleras cerradas que se accionen con pedal. Si algún trabajador presenta síntomas mientras se halla en su trabajo, se aislará el contenedor donde haya desechado los pañuelos u otros productos de uso personas. La bolsa de basura será separada del resto y se introducirá en otra bolsa de basura hasta tirarla.