¿Qué es el hot-desking y cuáles son sus ventajas?

A día de hoy, nos encontramos con que el mundo de los autónomos y emprendedores está cada vez con más auge. En una oficina podemos encontrar a diferentes perfiles que se encuentran dentro de ella y cada uno cuenta con funciones que son diferentes. Por este motivo, algunos de ellos son freelance y las empresas trabajan con ellos con este tipo de flexibilidad horaria. Para aumentarla, se está implantando cada vez más el hot-desking, pero es normal que no todos conozcan en qué consiste este concepto. Por ello, en este artículo destacaremos en qué consiste.

El término hot-desking surgió en los años 80-90

Nuestro país es uno de los que menor índice de flexibilidad laboral tiene de Europa. Por este motivo, existe una inadecuada gestión del talento, ya que los empleados que disponen de diferentes ofertas de trabajo preferirán aquellas que sean más flexibles. Otra de las consecuencias directas de todo ello se traduce en que la productividad se verá aumentada y el hot-desking es una de las medidas que mayor expansión ha experimentado a nivel europeo y a nivel de EE.UU.

Cuando hablamos de hot-desking nos estamos refiriendo a una tipología de teletrabajo. Consiste en un espacio compartido por diversas personas. Generalmente, es utilizado tanto por autónomos como por freelance, es decir, personas que no requieren estar en un lugar de trabajo fijo porque pasan bastante tiempo sin estar en la oficina.

Profundizando en el término hot-desking, hay que remarcar que proviene de hot-ranking, usado por los marines en el momento en que compartían las literas por turnos. En este caso, si uno trabajaba, otro descansaba y cuando volvía el primero, se hacía el relevo. Sin embargo, hot-desking es un concepto que surgió en los años 80-90, pero no se expandió hasta hace pocos años. Consiste en alquilar un local, incluir mobiliario de oficina en él para que los trabajadores puedan traer su propio ordenador.

Estas mesas de oficina son utilizadas por distintas personas simultáneamente, independientemente de para qué sector o empresa trabajen. El día a día de estos trabajadores es llegar, dirigirse a su mesa, sacar su ordenador y documentos e irse. En el momento en que llegue otra persona, realizará el mismo proceso.

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene el hot-desking?

La primera ventaja que nos viene a la mente en el momento en que hablamos de este término, es el ahorro de espacio. Optar por este tipo de espacios puede implicar una reducción de hasta el 50% del espacio que se usa por parte de las empresas. Por otro lado, este aspecto va implícito en el ahorro de costes. En este caso, no se paga la oficina completa, sino que únicamente se abona el espacio que se ocupe. Además de ello, existe una mayor comunicación, puesto que gracias a este tipo de espacios pueden conocerse y colaborar en distintos proyectos.

Respecto a los inconvenientes, encontramos en primer lugar un clima laboral menos cálido. Aunque sea muy cómodo, tenemos que saber que no sabremos cuál será nuestra mesa ni con quién compartiremos espacio vital y laboral. Ademas de ello, tampoco lo podremos recortar a nuestro gusto. Otra de las desventajas es la pérdida de la motivación, ya que se pierde el vínculo emocional con nuestra lugar de trabajo. Esto incide también en la falta de creatividad.

Ahora que conocemos en qué consiste y cuáles son los pros y contras, es el momento de valorar si esta opción es la más adecuada a nuestros intereses laborales para poder beneficiarnos de sus ventajas, pero teniendo también en cuenta cuáles son sus inconvenientes.

También te puede interesar

Estás a punto de entrar en la tienda online de Actiu - Oficines.

Introduce este código durante tu compra y recibirás un 15% de descuento en toda la tienda.

OFICINES43T15