¿Por qué nuestra empresa debería contar con unas oficinas “Wellness”?

Cada vez existen más conceptos nuevos que guardan relación con las oficinas. A día de hoy, existe una enorme preocupación por asegurar el bienestar de los empleados, donde su salud y comodidad es una de las grandes prioridades para las compañías. El termino de oficina “wellness” está teniendo cada vez mayor relevancia, pero existen personas que desconocen qué significa y cuál es la razón por la que las oficinas deberían ser de esta manera.

¿Qué significa oficina “wellness”?

El término wellness significa sentirse bien a distintos niveles, ya sea físico, mental o emocional. No es algo novedoso decir que desde hace un tiempo existe una alta preocupación por la salud, el bienestar y la calidad de vida de los empleados de una oficina. Se trata de factores que se encuentran al mismo nivel que el aspecto económico y por ello, se debe cuidar al máximo cada detalle para asegurar que estos ítems están cubiertos.

Las empresas son conocedoras de que la retención del talento en un trabajo es algo importante, por lo que el bienestar de la plantilla incidirá en ello. Asimismo, también afectará positivamente en la productividad.

Orígenes de las oficinas “wellness”

Seguramente habrás escuchado en algún momento el significado del Certificado Well. Consiste en una famosa certificación americana que se encarga de la medición de distintos aspectos como el aire, la nutrición, el agua, la mente, el confort, el fitness y la alimentación. Actualmente, no es extraño observar cómo las empresas apuestan por el abono mensual del gimnasio a sus empleados o bien, que se realicen actividades de yoga para el personal o clases de inglés.

Todo este tipo de iniciativas suman y provocan que la empresa sea relevante y que capten al personal más talentoso para convertirlo en personas felices en su trabajo. Al fin y al cabo, no hay que olvidar que pasamos una gran cantidad de horas en la oficina y es un absoluto infierno estar a disgusto en el trabajo.

Así, la certificación Well no cumple con la función exclusiva de evaluar solo la estética o el diseño que tenga un edificio, sino que también se fija en otros aspectos intangibles que inciden tanto en la salud como en la felicidad de los trabajadores. Todo esto se traduce en que el empleado se sitúa en el centro de la empresa. Es decir, no es un trabajador más, sino que es una pieza crucial en la empresa que se debe cuidar desde el minuto uno y de manera constante.

¿Por qué se caracterizan las oficinas «wellness»?

Una de las ventajas de este tipo de oficinas, se centra en que cuenta con distintos espacios para poder trabajar. Por ello, se pueden destinar a concentrarse y a colaborar, pero también se basan en los que poder cambiar de postura para evitar dolores musculares. Además de ello, tenemos la oportunidad de poder utilizar una decoración y estética muy cuidadas, ya que cuentan con espacios luminosos, son coloridos y encontramos gran cantidad de plantas.

De cara a potenciar la autonomía y la productividad de los empleados, este tipo de oficinas cuentan con todo lo necesario a nivel tecnológico. El uso de mobiliario de oficina es un gran aliado para poder mejorar la salud del empleado en todos los sentidos. Por ejemplo, encontramos el uso de las mesas regulables una ayuda para evitar el sedentarismo. Hay que tener en cuenta que ninguna oficina se considerará “wellness” si la empresa no se ha preocupado con anterioridad por la salud de su plantilla y por su conciliación familiar y la flexibilidad.

Los beneficios de una oficina “wellness”

A la hora de dar a conocer cuáles son las ventajas de este tipo de oficinas, hay que destacar que son numerosas. No hablamos exclusivamente de empleados que son más felices y productivos, sino también de que estarán menos estresados, serán más creativos e incluso, socializarán mejor entre ellos. Evidentemente, todo ello incide directamente en la productividad, tal y como hemos destacado anteriormente, y se traduce en la rentabilidad y los beneficios de la compañía.

Por ello, ahora es el momento de preocuparse por la salud de los empleados a todos los niveles para conseguir que sean productivos y se plasme todo ello en que los beneficios de las oficinas también sean “wellness”.