Las oficinas 4.0 terminan con tabiques, despachos y lugares fijos

La transformación digital está automatizando las fábricas, pero no son los únicos elementos, puesto que está cambiando también la forma de trabajar en las oficinas. Actualmente, están mutando hacia espacios que son más flexibles y versátiles en los que se está fomentando que exista más colaboración entre los equipos y una mayor cantidad de creatividad. Aquellas que son más innovadoras, están optando por reformar las instalaciones en entornos que sean sin despachos y se separen por departamentos.

Los trabajadores solicitan instalaciones que les permitan concentrarse sin interrupciones

Si acudimos a los datos realizados por Microsoft y Steelcase, hasta un 62% de los trabajadores de distintos sectores admitía que su éxito laboral en el futuro dependía de su capacidad a la hora de ser creativos. Por otro lado, el 76% de los empleados entrevistados tenía la incertidumbre de que las tecnologías pudiesen modificar algunos aspectos de sus trabajos. Asimismo, también aparece el hecho de que los empleados solicitan más tiempo para poder pensar y piden sitios en los que poder concentrarse sin distracciones.

El centro de Steelcase podría ser la oficina del futuro

El centro de innovación de Steelcase en Munich es lo más parecido a cómo podrían ser las oficinas en un futuro. En este caso, encontramos una inmensa escalera central y continua que conecta con las cuatro plantas que tiene el edificio. Asimismo, hay ascensores, pero lo cierto es que esa escalera posibilita una comunicación fluida entre todos, debido a que en torno a ella se suceden los distintos espacios.

Los empleados no disponen de un lugar fijo asignado, sino que lo reservan diariamente mediante una app de móvil. Debido a que cada una de las mesas cuenta con un sensor, en caso de que detecte que lleva dos horas sin utilizarse, en la app vuelve a quedar libre. De este modo, los compañeros no son siempre los mismos y van rotando para así optimizar el espacio y fomentar la comunicación entre ellos.

En cuanto a las instalaciones, se dividen en distintas zonas con niveles diferentes de concentración, acceso a la tecnología y ruido. En las oficinas de Steelcase en Madrid sucede algo similar, puesto que la acción se produce en una única planta diáfana. En este caso también encontramos diversidad de espacios y cada persona tiene una zona para realizar lo que necesite en cada momento. Así, tienen un butacón para poder leer un informe, mesas que pueden elevarse para trabajar en diferentes posturas, una zona social para poder realizar el intercambio de ideas o esquinas en las que resolver dudas sin molestar al resto de compañeros.

Sin duda, los centros de trabajo flexible son de gran utilidad de cara a hacer más llevaderos los años laborales, puesto que evitan desplazamientos innecesarios y posibilita a los empleados contar con una oficina en el lugar que elijan. Sin duda, las oficinas del futuro se encuentran cada vez más en nuestro presente, por lo que debemos tomar nota de todo ello para crearlas y hacer que los empleados se sientan mejor y sean más productivos.