La importancia de la salubridad del aire en las oficinas durante la COVID-19

Las altas temperaturas y el calor son los grandes protagonistas en las oficinas. Por ese motivo, son muchas las que han comenzado a realizar el mantenimiento periódico de la climatización en ellas. Siempre es conveniente realizar una óptima limpieza de los conductos y filtros de ventilación, pero lo cierto es que actualmente en tiempos de pandemia, es una medida fundamental de prevención y control de la calidad del aire interior.

La correcta climatización en los espacios de trabajo reduce el riesgo de infección

A día de hoy, estamos muy concienciados con todo lo relativo a la polución y la calidad del aire exterior. A pesar de ello, no somos conscientes que hay distintos materiales como pinturas o aires acondicionados que tienen efectos perjudiciales para nuestra salud. Con el regreso de la plantilla a las oficinas de forma presencial, se ha impuesto el hecho de seguir ciertos protocolos de prevención. En este sentido, tendremos que seguir ciertas medidas para llevar a cabo una óptima climatización en los espacios de trabajo que minimice el riesgo de infección.

Como todos sabemos, una de las primeras recomendaciones para prevenir los contagios es facilitar la ventilación para renovar el aire en los distintos espacios cerrados. Es recomendable el hecho de mantener una ventilación natural que aporte el máximo de aire exterior, favoreciendo las corrientes abriendo tanto puertas como ventanas. Si contamos con sistemas de ventilación o de climatización, es recomendable no reciclar el aire interior o hacerlo, siempre que sea posible, con aportaciones de aire que provengan del exterior. No es recomendable utilizar ventiladores, pero si fuesen necesarios, deberemos combinarlos con ventilación natural evitando dirigir el flujo de aire hacia las personas.

En el caso de los sistemas de refrigeración, deberemos utilizarlos si es estrictamente necesario. Se recomienda una limpieza completa diaria de las superficies externas y semanalmente, desinfectar tanto el filtro como el interior del equipo. Es importante destacar que todo dependerá de cuál sea la frecuencia del uso y la cantidad de trabajadores que haya presentes en la oficina.

Lo cierto es que en tiempos de coronavirus, la salud en las zonas de interior ha tenido más importancia que nunca. Se debe realizar un mantenimiento habitual de los equipos, pero también una desinfección en línea con los protocolos que se exigen para la higienización de los sistemas de climatización. Los productos destinados a ello no se usarán en presencia de los trabajadores, sino que será necesaria la ventilación posterior del espacio respetando los plazos de seguridad pertinentes.

Los datos señalan que pasamos el 90% de nuestro tiempo en lugares cerrados, donde los niveles de contaminación pueden ser muy superiores que en el exterior. Un mal mantenimiento de la ventilación o de la climatización de los espacios de interior, provoca humedades, hongos, virus o bacterias que podrían perjudicar a nuestra salud. Por ese motivo, coincidiendo con la vuelta de los trabajadores a las oficinas y la llegada del calor, es importante tratar dichos espacios de trabajo para evitar rebrotes.