COVID-19 y teletrabajo: 5 modelos de la oficina del mañana que están surgiendo

El coronavirus continúa siendo un tema actual por desgracia y las predicciones indican que seguiremos con esta situación durante los próximos meses. A nivel sanitario y económico ha tenido efectos perjudiciales, pero lo cierto es que los expertos inversores de capital emprendedor señalan que la COVID-19 ha ofrecido una gran oportunidad para un cambio histórico real y reinventar el concepto que existía anteriormente de la oficina.

¿La oficina pre COVID-19 se ha convertido en una reliquia?

El mundo entero habla de la COVID-19 y cómo ha afectado a múltiples sectores. Mott, socio fundador de Oxford Capital, una firma de inversiones inmobiliarias en Londres, Reino Unido, dice que en muchas de las reuniones de los últimos meses ha debatido sobre la forma en que serán los espacios de trabajo del futuro. Asimismo, apunta: “Mi empresa y muchos de nuestros clientes -empresas de todo tipo, dentro y fuera de Reino Unido- se plantean cuál es el futuro del trabajo”.

Continuando con declaraciones de Mott, la oficina no será el lugar en el que se espera que pasen turnos fijos los empleados con rígidos horarios de reuniones. Una gran parte de las personas están trabajando en una oficina y pueden trabajar desde casa, un coworking o la casa de un compañero. Asimismo, afirma: “Para algunas profesiones, la ubicación es fundamental. Pero los trabajadores de oficinas estamos viendo una página en blanco. Tenemos una oportunidad increíble para redefinir la manera en la que trabajamos y reescribir las normas”. Para ello, confirma que se requerirán herramientas digitales que ayuden con ello y que existen cinco modelos novedosos de oficinas que están emergiendo en el mundo y no descarta que aparezcan más. Estos son los modelos a los que se refiere:

1. La oficina será totalmente remota

Debido al coronavirus, el mundo ha observado cómo el trabajo en remoto se convertía en una alternativa eficaz y útil. Sistemas de videollamadas como Zoom han permitido liberar las oficinas cuando era preciso. Es una posibilidad real para los negocios, pero requiere de trabajo y confianza en la tecnología para que funcione correctamente. Mott indica que este modelo cuenta con las ventajas de poder realizar nuevas contrataciones en lugares lejanos, expandir el talento y ahorrar en costes.

2. El modelo de oficina híbrido

Dicho modelo se basa en trabajar uno o dos días en la oficina semanales y el resto de forma remota. El según qué empresas se están diseñando espacios comunes e individuales adaptados a las circunstancias. Sin embargo, algunos empresarios señalan que este modelo podría acentuar ciertas desigualdades entre los trabajadores en cuanto a la conexión a Internet y la situación familiar que haya.

Profesores de economía de la Universidad de Standford han apuntado que dos días trabajo en casa por semana son óptimos para encontrar el equilibrio entre la vida personal y profesional, reduciendo tanto el estrés como el tiempo de desplazamiento.

3. Modelo remoto "plus"

En este caso, este modelo se refiere a estar una semana en la oficina, seguida de tres semanas trabajando de manera remota. Este modelo es útil para las personas que viven más lejos, pero lo cierto es que es un esfuerzo añadido el hecho de pasar poco tiempo trabajando junto al equipo. Por ello, no es el modelo más aceptado, pero grandes empresas se lo han planteado durante la pandemia y se espera que lo apliquen poco a poco.

4. Hub & Spoke

Este modelo cuenta con este nombre a causa de un paradigma de distribución radial, que se expande desde el centro como rayos de sol. Se centra en que la empresa se expanda con oficinas remotas en otras ciudades o países para así aprovechar las habilidades locales. Según Matt, es la variante de oficina híbrida con opciones más locales según la distribución del equipo.

5. Tiempo de calidad

Este último modelo se relaciona con las empresas que priorizan la calidad de producción, sin tener que supervisar el tiempo de trabajo. Aquí no es importante el horario, sino que lo importante es que el trabajo sea resultante. Ofrece una flexibilidad para adaptar el trabajo a otros compromisos, en lugar de supeditar la vida familiar a los compromisos laborales.

A pesar del surgimiento de estos modelos de trabajo, el Chartered Institute of Personnel and Development, una asociación de recursos humanos, prevé que la mayoría de las empresas mantengan sus oficinas físicas. Sin embargo, no significa que la forma de trabajar cambie, puesto que la pandemia obliga a pensar de forma distinta a la plantilla sobre la viabilidad de permitir a sus empleados trabajar de manera flexible.