C/ Manyà, 26 - Polígono Táctica Paterna (Valencia) - Tel: 962 761 799
icono-social-media icono-social-media icono-social-media icono-social-media icono-social-media

Las mamparas de oficina no son muebles que se puedan montar y desmontar de la misma forma que una mesa o una silla de oficina, sino que necesitan de personal especializado para su correcto montaje. La diferencia con el resto de mobiliario de oficina reside en que las mamparas de oficina se adhieren directamente al espacio, con lo que necesitamos de unos procesos especiales.

Instalación de mamparas de oficina

Cuando hemos decidido adquirir una mampara para la oficina, lo primero que nos preguntamos es qué tipo de empresas las podrían instalar. En Oficines nos encargamos del transporte, la instalación y ofrecemos garantías post venta. No sólo vendemos muebles de oficina, sino sistemas para trabajar mejor.

Sin embargo, el mayor atributo de Oficines no es el hecho de instalar mamparas de oficina de forma eficiente y rápida. En Oficines nos caracterizamos por estudiar el espacio de trabajo de nuestros clientes y, en base a su presupuesto, hacer varias propuestas de amueblado. Existen muchos factores que van a condicionar el tamaño o la disposición de las mamparas en la oficina, así como su composición.

Mamparas de oficina que dejan pasar la luz

Uno de los mejores atributos de las mamparas de oficina es que permiten la entrada y salida de luz desde todos los ángulos. Cuando creamos nuevas salas individuales en grandes espacios de trabajo, éstas tienden a limitar la cantidad de luz disponible en la oficina. Mediante una mampara de oficina de cristal, jamás tendremos ese problema. Si por casualidad queremos tener intimidad, existe el cristal traslúcido, que deja pasar la luz pero no las formas.

Mamparas de oficina que aíslan del sonido

Aunque las mamparas de cristal son muy finas y no ocupan apenas espacio, tienen una alta capacidad de aislamiento de sonido. Tanto o más como un tabique convencional. Por eso, las mamparas de oficina son ideales para cerrar reuniones y tomar acuerdos que requieran cierta intimidad. Al mismo tiempo, se trata de una instalación mucho más sencilla y rápida que la de hacer tabiques nuevos.